lunes, 28 de noviembre de 2016

Para empezar poco a poco con este blog, voy a poner algo que hará que queramos viajar a ese lugar sin pensarlo dos veces:





Con la tranquilidad que transmite, hace que queramos ir a Madagascar sin pensarlo, escuchar romper las olas a lo largo de la orilla con los ojos cerrados, mientras estamos tumbados en la playa con una sombrilla en forma de palmera, bebiendo el agua de un coco, quien no pagaba por eso!!